En este artículo describimos algunos de los tipos de impresoras 3D y cómo funcionan cada uno de ellos, comenzando con los más importantes y utilizados en los servicios de impresión 3d.

 FDM  o adición de polímeros

Recuerda, los polímeros son plásticos. Para llevar a cabo una impresión 3D con este método, lo que hace la máquina es ir fundiendo hilos de polímero por medio de un pico o boca de salida y los va depositando capa por capa hasta que se obtiene un objeto sólido.

Es el propio material el que se va agregando capa por capa hasta que se tenga la forma que desees. Las impresoras que utilizan este tipo de tecnología son las que menor costo tienen y son las que se utilizan más a menudo en el ámbito educativo.

Esta técnica también es conocida como “deposición de material fundido”. Esta es una tecnología que nos permite conseguir piezas utilizando plástico ABS, este es el que se utiliza en los legos, también puede ser plástico PLA, un polímero biodegradable que se produce partiendo de un material orgánico y es una de las más utilizadas en los servicios de impresión 3d.

Láser

En la tecnología láser hay dos formas diferentes de lograr la impresión 3d

SLA: también es conocida como fotosolidificación, esto significa endurecer un polímero con luz. Se comienza desde la base; esta se sumerge en un recipiente con resina líquida y luego el material se deposita capa por capa. El láser, hace que se solidifique la base a medida que vaya saliendo del recipiente con resina, de esta forma se obtiene el objeto eventualmente.

EtéreoLitografía: con esta técnica es posible obtener objetos de altísima calidad, si nos fijamos en la imagen a continuación, vemos que el pistón es el que hace que vaya bajando el recipiente que contiene toda la resina líquida a la vez que la base está saliendo del líquido, mientras el láser lo solidifica.

SLS: esto significa “sintetizado de láser en un material”. A diferencia del SLA, en este caso el material está en estado de polvo. El láser golpea en el polvo y funde el material, luego de esto, el material se solidifica o se sintetiza. El proceso es muy parecido al SLA sólo que en esta ocasión el material con el que se cubre la base para lograr la impresión 3d es polvo.

Materiales para las impresoras 3D

A continuación hablaremos de los polímeros plásticos.

ABS: ABS significa Acrilonitrato Butadieno Estireno, este es un plástico muy rígido y puro. Es capaz de soportar altísimas temperaturas y es muy fácil pintar, a pesar de ser extremadamente resistente también es flexible hasta cierto punto.

Para imprimir con este material es necesaria una base de impresión caliente donde se depositará la pieza. Es necesario advertirle que durante la realización de este proceso debe haber ventanas abiertas o una buena ventilación, esto es debido a que durante la impresión con este material se generan gases nocivos para la salud.

PLA: Este es un material que se obtiene por medio de otros materiales naturales, como la caña de azúcar o el almidón. Este material es biodegradable, lo mejor es que no emite gases nocivos al momento de la impresión. Tampoco se necesita una base caliente.

Un punto en contra es que no resiste altas temperaturas como lo hace el ABS, a partir de los 60 °C comienza su descomposición, tampoco es nada fácil de pintar.

LayBrick: esta es una mezcla de materiales como el yeso y plástico, con este material se pueden obtener piezas que tengan el aspecto de una piedra arenisca. Este material es muy fácil de pintar y de lijar. Su punto en contra es que es más caro que los materiales mencionados anteriormente.

prusa i3 impresora