La impresión 3d es el comienzo de la forma en que comúnmente se harán las cosas en el futuro. La impresión 3D a la que nos referimos va mucho más allá de un simple talento artístico dimensional puesto sobre lienzo y papel. Ya no se limita a lo que comúnmente conocemos como arte. La idea de imprimir o hacer cosas en 3D no tiene mucho que ver con la idea una foto de un objeto a la que se le aplica tinta sobre un papel sino que con construir el objeto a través de incrementos digitales con el fin de obtener un elemento tangible para ser usado posteriormente.

La impresión 3D a la que nos referimos es el resultado de un proceso que permite a un usuario crear objetos de uso cotidiano desde materias primas específicas en un proceso de capas las cuales se van apilando hasta construir un objeto real.

El objeto deseado se crea con materia prima fundida aplicada en pequeñas dosis

Como pequeños puntos establecidos en fila uno tras otro, hasta que un nivel entero se ha completado. Luego la impresora 3D comienza una segunda capa seguida de una tercera, una cuarta y así sucesivamente hasta que el objeto deseado que previamente se veía en la pantalla del ordenador aparece, como si fuese algo salido de un replicador de un episodio de Star Trek justo frente a sus ojos. Pues, no realmente no es un proceso inmediato que sucede en unos pocos segundos. Eso será posible pronto.

La materia prima usualmente utilizada con la impresión 3D se calienta apenas unos segundos antes de soltarla y se le debe dar el tiempo adecuado para enfriarse y luego fijarse para evitar imprecisiones debido a la flacidez del material.

Como ya habrá adivinado, el apilar material derretido demasiado rápido puede provocar una distorsión del producto cuando esté terminado. La impresión en 3D puede ser un serio candidato para la sustitución del moldeo por inyección usado comúnmente en la fabricación de productos hoy en día. Este proceso podría estar estrechamente relacionado con el moldeo por inyección, pero a una fracción del costo de este.

Otros métodos de fabricación, por ejemplo crear objetos a partir de bloques de materia prima puede llegar a ser un despilfarro de material al competir con la impresión en 3D. Las materias primas utilizadas en la impresión 3D son enviadas hacia la máquina que actúa algo así como una máquina de coser. Este proceso es referido comúnmente como impresión 3d, pero en realidad tiene que ver más con capas. El término impresión se refiere a que el dispositivo 3D recibe la información sobre lo que debe imprimir o hacer desde un ordenador, al igual que una impresora normal. No es muy diferente a elegir una imagen en el ordenador y pulsar el botón de impresión. El dispositivo 3D o impresora necesita ser cargado con el material adecuado y requiere instrucciones de un conjunto predeterminado de especificaciones contenidas en un programa.

Lo llaman el futuro, pero la impresión 3D está aquí y ahora.

Los últimos avances en la impresión en 3D han permitido el uso de metales y otros materiales que han abierto un mayor potencial para el uso por parte de aplicaciones comerciales e industriales. La previsión Industrial en el mundo de la fabricación ha puesto un gran énfasis en la impresión 3D convirtiéndose en el camino hacia el futuro. La progresión de la tecnología de impresión 3D ha hecho que sea más fácil y mucho más asequible para todos nosotros. Las escuelas y las bibliotecas han estado comprando impresoras 3D con fines educativos y ahora podemos conseguir una para nuestro hogar.

¿Se imagina no tener que salir de su casa para reparar algo roto o crear regalos para su familia y amigos mientras está sentado en su computadora?

La historia de la impresión 3D se remonta a un concepto ideado en 1982. La primera impresora 3D funcional fue creada en 1984 por Charles W. Hull de 3D ​​Systems Corp. Durante su infancia las impresoras 3D eran muy caras, y el anhelo de probar algo nuevo como la impresión 3D era inexistente, hasta hace poco… Es hora de abrazar el futuro y entrar en acción. Si le gustaría ver algunos objetos fantásticos hechos por las impresoras 3D, échele un vistazo a estas imágenes que sin duda validan el uso de un dispositivo de este tipo y le da credibilidad a lo fantástico que las impresoras 3D son en realidad.