Ahora haremos que los diseños cobren vida. Puede hacer más de lo que imaginas. La tecnología de impresión en 3D, crece a la velocidad de la luz.

Los educadores están aprendiendo a hacer que las imágenes en 3D cobren vida a través del diseño y la fabricación en 3D.

Es una gran experiencia de aprendizaje y piensan que es una gran herramienta educativa para los estudiantes.

Una de las cosas es el pensamiento del diseño, es llevar un problema en un boceto a un programa a la producción y hacerlo con los niños con la impresora 3D, y les dará una idea de cómo se hacen las cosas en el mudo real.

Estamos en la era de la tecnología y los estudiantes no quieren sentarse a mirar un libro, quieren involucrarse con toda esta tecnología.

Es un cambio en la forma de hacer que los niños participen en el proceso de aprendizaje y de ayudarlos a que lo entiendan.

Los niños podrán ir a bibliotecas y de forma gratuita, aprender a utilizar el programa y aprender a imprimir en 3D, y ver algo impreso.

La impresión en 3D podría mejorar el pensamiento de diseño y la creatividad en las escuelas primarias.

El diseño en 3D y la tecnología de impresión en 3D podría mejorar los resultados de aprendizaje y enseñanza.

Los espacios de creación pueden ser altamente efectivos para desarrollar la creatividad, el pensamiento crítico, el pensamiento de diseño y las habilidades digitales de los niños.

El aprendizaje profesional bien estructurado, pedagógicamente fundamentado, práctico y situado les permite desarrollar una mejor comprensión de los espacios de fabricación, cómo enseñar en ellos, las habilidades técnicas requeridas y las capacidades del siglo XXI.

La impresión en 3D también va a mejorar las habilidades de pensamiento de diseño en las escuelas primarias.

Queda mucho trabajo por hacer para ayudar a profesores y alumnos a integrar la impresión en 3D en las escuelas, pero los resultados preliminares son prometedores.

Instan a las escuelas a apoyar a los estudiantes y a los profesores con el tiempo y las cualificaciones necesarias para implementar la impresión en 3D y el diseño en 3D en las lecciones.

Los dispositivos electrónicos deben fabricarse teniendo en cuenta las baterías rectangulares o cilíndricas existentes. Fabricaron baterías de iones de litio a partir del PLA, utilizando una impresora 3D de bajo costo.

Normalmente el PLA no funcionaría para tal propósito. Pero los científicos aumentaron la conductividad del polímero al infundirle una solución electrolítica que consistía en carbonato de etilo y metilo, carbonato de propileno y perclorato de litio. Y para aumentar aún más la conductividad, utilizaron grafeno en el ánodo de la batería y nanotubos de carbono en su cátodo.

Imprimieron con éxito en 3D una batería de pilas de monedas en funcionamiento, junto con una batería integrada en una pulsera equipada con LED.

Están investigando enfoques para aumentar la capacidad de las baterías. Esto podría incluir el uso de pastas imprimibles en 3D hechas a medida.

Un técnico de impresión 3D médico y un experto en inteligencia artificial se encuentran entre las prometedoras ocupaciones con nuevos certificados.   

Sugieren fabricar componentes médicos 3D como un certificado prometedor, ya que la comunidad médica los está utilizando cada vez más. Requerirán la planificación, el escaneo, el diseño, la ingeniería, el modelado, el manejo de una impresora 3D, la impresión de componentes médicos y el procesamiento retrospectivo de productos. La impresión en 3D está en todas partes. Se usan para hacer ya casi de todo.

El modelo de filamentos, conocido como fabricación de filamentos fundidos, es el tipo más común de impresión en 3D.

El material sólido que se utiliza en la impresora 3D va a un extremo, se empuja a través de una boquilla caliente, se funde y se deposita en capas delgadas. Esto sucede hasta que hace un objeto tridimensional. Las impresoras 3D suelen utilizar un filamento termoplástico como ABS o PLA. Estos plásticos están diseñados para fundirse y volverse líquidos a una temperatura muy específica, pero vuelven a un estado sólido después de enfriarse.

Cada vez que se completa una capa, la boquilla se mueve un poco hacia arriba y la siguiente capa se imprime sobre ella. Después de miles de capas unas encima de otras, el resultado es un objeto 3D.

Las impresoras FDM, expulsan diminutas gotas de resina foto-reactiva sobre una superficie construida. Este proceso se repite muchas veces para crear objetos capa por capa.

Instan a las escuelas a apoyar a los estudiantes y a los profesores con el tiempo y las cualificaciones necesarias para implementar la impresión en 3D y el diseño en 3D en las lecciones.